Atención - Este sitio usa cookies

Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Saber más

Acepto

Una cookie es un fichero que se descarga en el ordenador/smartphone/tablet del usuario al acceder a determinadas páginas web para almacenar y recuperar información sobre la navegación que se efectúa desde dicho equipo.
 
Política de cookies: Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.
 
¿Cómo se utilizan las cookies? Al navegar por este portal Web el usuario está aceptando que se puedan instalar cookies en su terminal y que nos permiten conocer la siguiente información: - Información estadística del uso de la web. - El 'login' del usuario para mantener la sesión activa en la web. - El formato de la web preferente en el acceso desde dispositivos móviles. - Las últimas búsquedas realizadas en los servicios de la web y datos de personalización de estos servicios. - Información de las encuestas en las que ha participado el usuario. - Datos de la conexión con las redes sociales para los usuarios que acceden con su usuario de Facebook o Twitter.
 
¿Cómo administrar cookies en el navegador? El usuario tiene la opción de permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su terminal:

Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Google Chrome: - Hacer clic en el menú situado en la barra de herramientas. - Seleccionar Configuración. - Hacer clic en Mostrar opciones avanzadas. - En la sección “Privacidad” hacer clic en el botón Configuración de contenido. - En la sección de “Cookies” se pueden configurar las opciones.

Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Mozilla Firefox: - En la parte superior de la ventana de Firefox hacer clic en el menú Herramientas. - Seleccionar Opciones. - Seleccionar el panel Privacidad. - En la opción Firefox podrá elegir: Usar una configuración personalizada para el historial para configurar las opciones. * Más información sobre Mozilla Firefox.
 
Para ajustar los permisos relacionados con las cookies en el Navegador Internet Explorer 9: - En la parte superior de la ventana de Internet Explorer hacer clic en el menú Herramientas. - Seleccionar la pestaña de Seguridad y utilizar la opción Eliminar el historial de exploración para eliminar las cookies. Activar la casilla Cookies y, a continuación, hacer clic en Eliminar. - Seleccionar la pestaña de Seguridad y utilizar la Configuración mover el control deslizante totalmente hacia arriba para bloquear todas las cookies o totalmente hacia abajo para permitir todas las cookies. Tras ello, hacer clic en Aceptar. * Más información sobre Internet Explorer 9.
 
En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. En algunos navegadores se pueden configurar reglas específicas para administrar cookies por sitio Web, lo que ofrece un control más preciso sobre la privacidad. Esto significa que se puede inhabilitar cookies de todos los sitios salvo de aquellos en los que se confíe.

PIEZA DEL MES - SEPTIEMBRE 2015

Aureolas de santidad
Plata en su color cincelada

Nimbo:
19 cm Ø
Miguel María Palomino
Taller sevillano
1777-1829

Diadema:
18 x 21 cm
Sin marcas
¿Taller cordobés?
Finales del siglo XVIII o principios del XIX

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra

 

 

 


Las imágenes de los santos, aunque también las de los dioses o héroes de la mitología antigua, se reconocen por los atributos que portan. Entre ellos los hay individuales, o propios del santo al que identifican, y genéricos o universales, que suelen ser comunes a todos los santos.

Entre estos últimos, el obligado es la aureola. Ya en 1726, era definida en el Diccionario de Autoridades como «la diadéma, esphéra, ò círculo de luz que se pone, ò con que se pintan las imágenes de los Justos que la Iglésia ha beatificado, ò canonizado, de quienes es señal distintiva». También se denomina nimbo, pero hubo que esperar a la edición del diccionario de 1884, para que se incluyese aceptando su sinonimia.

Su origen es helenístico. Un halo de rayos cercaba la cabeza de Apolo para denotar la luz que irradiaba como dios del sol. Los emperadores romanos, como signo de majestad, fueron los últimos en utilizarla en las monedas que acuñaban.

Para el cristianismo fue tan solo un préstamo, aunque se trocó su carácter divino en atributo de santidad. No por ello dejaron de usarlo los emperadores bizantinos para circundar sus cabezas en los mosaicos conmemorativos. En Occidente, antes del año mil, los hubo además cuadrados, que encarnaban la tierra e indicaban que el personaje estaba vivo. Y triangulares, pero con el tiempo solamente éstos lo llevan las imágenes del Padre Eterno.

Las dos piezas que contemplan, obras de talleres de platería andaluces a caballo de los siglos XVIII y XIX, evidencian su estética rococó en el uso de rocallas.

 

 

 

 

 

 

 

Galería alta. Hasta el 30 de septiembre

piezames sep 15 cartela2
piezames sep 15 cartela1

PIEZA DEL MES - JULIO/AGOSTO 2015

Candelabros
Plata en su color, torneada, cincelada y grabados mecánicos
20,5 x 29 x 12 cm Ø base 
Francisco de Paula Martos
Taller cordobés
1816
Monasterio de Santa María del Valle, Zafra

 

Marcas:
Del artífice Francisco de Paula Martos (F/MARTOS), del contraste Diego de la Vega y Torres (VEGA/16) y el león rampante de Córdoba.

 

 

 

 

Con la noche, las casas era necesario iluminarlas y las familias acomodadas usaban una serie de piezas, entre las que candelabros y candeleros eran las más usuales.

En las salas de recibo eran labradas en plata, lo que devela su gusto por la fastuosidad; mientras que en las privativas eran o podían ser de otros materiales menos costosos.

La diferencia entre ambas estriba en que los candeleros solo sostienen una candela y los candelabros tienen dos o más brazos para aguantar otras tantas.
Los candelabros eran muy usuales en el mundo antiguo, desde el candelabro de los siete brazos colocado ante el tabernáculo del Templo de Jerusalén a los que colmaban los templos griegos o romanos. Pero, la liturgia de la Iglesia católica no los permite sobre el altar, donde han de usarse solo candeleros.

Este juego, que se expone, sigue modelos de la platería civil de la época de Carlos IV. Son piezas versátiles ya que puede usarse indistintamente con tan solo quitar los brazos: así podían ser utilizados tanto para iluminar estancias, como el altar del oratorio familiar.

Constan de peana circular con cenefas de ondas, palmetas y contarios, astil cilíndrico inspirado en una columna; sobre él que se inserta la pieza formada por dos brazos muy sobrios, en forma de S, que sostienen los mecheros.

Estas piezas del platero Francisco de Paula Martos y Román (1775-1850), uno de los más afamados artífices del neoclasicismo cordobés, probablemente fueron donadas al convento por alguna familia devota.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Galería alta. Hasta el 31 de agosto 2015

piezames j-a 2 15 cartela2
piezames j-a 2 15 cartela1

PIEZA DEL MES - JUNIO 2015

Palmatoria
Plata en su color, torneada y con labores mecánicas
6 x 15 cm y 6 Ø base
Antonio Ruiz León
1800
Monasterio de Santa María del Valle, Zafra

Marcas:
Del artífice Antonio Ruiz León (RVIZ), del contraste Manuel Martínez Moreno (1800/MARTINEZ) y el león rampante de Córdoba.

 

 

 

Para el alumbrado doméstico, tanto la vela como la lámpara de aceite fueron imprescindibles hasta mediados del siglo XIX.

Entre los soportes de velas, el más sencillo y común era la palmatoria, que se caracteriza por tener forma de platillo, con el portavela en el comedio, ser baja y disponer de un asa para sostenerla. Se realizaron en todo tipo de materiales, desde cerámicos a metálicos, aunque las hechas en plata, como la pieza expuesta, eran escasas.

Consta de un plato redondo con orilla moldurada, que apoya en un pie circular más estrecho. En su centro, sobrealzado, se dispone el mechero: un cilíndrico torneado que termina en con un labio capaz, para recoger la cera que gotee de la candela. El mango, como una larga cola incurvada, incorpora por debajo un reposadedos redondeado para asirlo mejor.

En el apéndice del asa aparece un león rampante dentro de un círculo, es la marca de la ciudad de Córdoba, donde tenía su taller el platero Antonio Ruiz León, cuyo punzón aparece junto al del contraste Manuel Martínez Moreno, que data la pieza en 1800.

Sin embargo, esta pieza no estuvo destinada al hogar, sino al culto en la iglesia conventual. En la liturgia tridentina hispana, la palmatoria tenía un uso privilegiado entre los prelados para iluminar el misal durante toda la misa; aunque su usanza se extendió con el tiempo a toda la clerecía. De tal modo que se encendía el pabilo tras el Sanctus y se colocaba en el altar del lado de la epístola. En el momento de la comunión, era portada por el acólito para alumbrar al Santísimo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Galería alta. Hasta el 30 de junio

piezames junio 15 cartela2
piezames junio 15 cartela1

PIEZA DEL MES - MAYO 2015

Procesión de papel
Grabado calcográfico a buril
20,8 x 13,7 cm
Marcos Orozco 
1705
Monasterio de Santa María del Valle, Zafra

 

 

La difusión de la estampa religiosa alcanzará una gran relevancia, en el Barroco hispano, como reclamo devocional entre unos naturales ávidos de lo transcendente.

En el discurrir de los siglos XVI al XVIII, se abrieron numerosas planchas encabezadas con la expresión «Verdadero retrato…» o copia fiel de las efigies sagradas veneradas en iglesias y santuarios afamados.

Como eran asequibles para las clases populares, se convirtieron en uno de los recuerdos indelebles que los devotos se llevaban a sus hogares y, enmarcadas, tutelaban sus salas o alcobas para mantener la piedad familiar.

Una de esas imágenes, entonces, celebérrimas era la de la Virgen de los Remedios, venerada en el convento trinitario de Fuensanta, en la actual provincia de Albacete, de la que se abrieron cerca de diez planchas, una de las primeras en Roma (1665).

Al menos dos buriló el madrileño Marcos Orozco (1622-1707), un «grabador de láminas á buril con mediano gusto é inteligencia de dibuxo», cuya condición de presbítero le llevaría a especializarse en estampería devocional.

La pieza que contempla, fechada en 1705, representa con cierta ingenuidad la procesión que, en mayo, trasladaba la imagen a la villa de La Roda, de la que era su patrona.

En primer término, en un templete sobre andas, vemos a la Virgen saliendo de la iglesia conventual. Va flanqueada por la comunidad trinitaria, que porta velas y un palio, y precedida por la cruz con su manga y ciriales. El pueblo, delante, conforma una ordenada procesión con velas, estandartes y pendones que serpea entre edificios imaginarios y devotos que se acercan y arrodillan.

En un ángulo, por cima del edificio conventual, la milagrosa aparición de la Virgen sobre una fuente.

 

Textos:

«VERDA[der]o R[etra]to DE N[uestr]a S[eñor]a DE LOS REMEDIOS DE LA / Fuensanta como ba en proçesion a la Roda. / Marcus Orosco Delin[ean]t et Sculp[si]t. / Presb[it]er etatis sue 83  M[atri]ti 1705»

 

 

 

 

 

Del 1 al 31 de mayo, en el horario del Museo. Galería Alta

piezames mayo 15 cartela2
piezames mayo 15 cartela1